Buscar
  • MadcoTV

Copa Libertadores en Barcelona

Actualizado: may 6

Por: Uri Mora

Imagen: Juan Berlanga


El domingo la final de la Copa Libertadores se vivió en todo el mundo. En Barcelona, tierra muy vinculada futbolísticamente a Argentina por Lionel Messi, no fue una excepción, y el equipo MADCO quiso saber cómo se vive un partido de estas características a miles de kilómetros de distancia.

Centenares de aficionados de River Plate se dieron cita en una conocida zona de la ciudad, para alentar a su equipo en la distancia. Sobre las 18:00h (hora de Barcelona) y a tres horas de empezar la final, empezaron a llegar los primeros hinchas, con banderas, bufandas y tambores. Se vivía aire de día grande. Los primeros en llegar fueron los encargados de decorar el bar donde se habían dado cita, y a empezar a calentar la voz con algunos cánticos de ánimo a su equipo. Conectamos en directo desde FoxSports Argentina, ellos también querían saber cómo se viviría este partido en una ciudad como Barcelona.

A las 20:15 horas, ya estaban decenas de aficionados preparados, nerviosos y ansiosos. Las empanadas argentinas y las bebidas típicas no faltaban, y los cánticos ya no cesarían hasta los últimos minutos de partido. Se hizo el tradicional ‘Banderazo’, que consistió en darse cita a unos 50 metros del bar para llegar todos juntos de nuevo, con los tambores y bengalas, oficializando la quedada. En medio de centenares de aficionados, la cámara de Juan captaba las mejores imágenes de primera mano, sin perderse ningún detalle.

Así pues empezó el partido, y pronto su equipo les dio una alegría al avanzarse en el marcador. La fiesta era total. La ilusión y la esperanza de revalidar el título de nuevo era enorme y los tambores no dejaron de sonar. Barcelona sonaba igual que el Monumental.

Todo fue fiesta hasta que se llegó a los últimos minutos de partido. La gente ya casi celebraba el título, pero de golpe todo cambió. Flamengo empató el partido, y tras unos segundos de duda, la Filial de River Plate en Barcelona volvió a animar. Aún no estaba todo perdido. Pero cuando aún se estaban recuperando del primer duro golpe llegó el remate final. Flamengo remontó el partido en apenas 3 minutos. La tristeza y desesperación invadió a todos los presentes, que no se lo podían creer. Las imágenes que sacaban nuestras cámaras eran de desaliento y caras de desconsuelo. Eso sí, sacaron el aliento suficiente para despedir a su equipo entre cánticos y aplausos, pero los ánimos estaban por los suelos.

Finalmente el árbitro pitó el final, la derrota era real y la sensación era de incredulidad total por lo que había pasado en apenas pocos minutos. Aparecieron muchas lágrimas entre los aficionados, muchos abandonaron el lugar, pero orgullosos de su equipo, y con la ilusión de volver a intentarlo el año que viene, en Barcelona o donde fuese del mundo, ellos estarían allí para darles su apoyo.









6 vistas

© 2019 por MADCO Broadcast Services S.L.